El desarrollo sexual de las personas y la masturbación


San Bartolo Coyotepec, Oax. 6 de noviembre 2019. La masturbación tanto femenina como masculina es la estimulación de los órganos genitales con el fin de obtener un placer o deseo sexual, indicó el psicólogo del Consejo Estatal para la Prevención y Control del Sida (Coesida), Francisco Contreras Méndez.

Destacó que esta práctica juega un papel importante en el desarrollo sexual saludable de las personas, ya que, al ser una práctica sexual segura, se pueden evitar la transmisión del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), así como de otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y de embarazos no planeados; de igual manera contribuye a identificar las partes eróticas del cuerpo y conocer la mejor forma de llegar al clímax.

Otros beneficios a nivel básico de la masturbación, es la liberación de dopamina, que es un neurotransmisor que activa el “centro de placer” en el cerebro y endorfinas que ayudan a disminuir la percepción del dolor; en el caso de las mujeres, esta práctica puede reducir el dolor de los ciclos menstruales, así como de conciliar el sueño durante las noches y en hombres, coadyuva a la disminución del riesgo de padecer cáncer de próstata.

Sin embargo, Contreras Méndez, puntualizó que, debido a la carga moral, social y religiosa que se tiene respecto al tema, la masturbación se ha visto como un tabú, creando diferentes mitos que van desde que la masturbación podría conducir a la infertilidad, aparición de vello o llagas en las manos e inclusive la ceguera, lo cual es falso.

Ante ello, invitó a la población a acercarse a los diferentes servicios que brinda el Coesida, a través del Departamento de Capacitación, esto con la finalidad de que inicien el diálogo de la sexualidad en sus hogares ya que es importante que se genere una conciencia de la importancia que tiene en nuestras vidas el ejercicio de una sexualidad responsable; así como adoptar medidas no solo para prevenir la incidencia de las ITS, sino también para evitar embarazos no deseados o ser víctimas de violencia sexual.

-0-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *