Hipocresía y complicidad hermanan a AMLO y Alejandro Murat en el despido de trabajadores del sector Salud

La hipocresía del presidente del país Andrés Manuel López Obrador y la complicidad con el gobernador Alejandro Murat son visibles en la problemática de trabajadores del sector Salud, despedidos bajo el argumento que no hay presupuesto para pagarles sus salarios.

Directo, el dirigente estatal del PRD Raymundo Carmona Laredo declaró que ambos gobernantes, con su omisión e irresponsabilidad ante esta crítica situación enmedio de la pandemia del COVID-19, incurren en un crimen de lesa humanidad al dejar desmantelado el sistema de salud en la entidad.

Consideró una falacia e hipocresía que en su reciente gira de trabajo en Oaxaca, López Obrador haya asumido una actitud de abanderar las demandas de los trabajadores despedidos , cuando en realidad ya conocía el tema a fondo y pudo haber actuado antes de que el caos creciera.

En ésto incluyó al gobernador Alejandro Murat por no haber atendido también a tiempo lo que hoy es una ingratitud hacia quienes, desde sus distintas trincheras en centros médicos, se mantuvieron en la línea de la muerte atendiendo a pacientes infectados, luchando por salvarles la vida y muchas veces sin contar con el equipo necesario.

Tras mostrar el total respaldo del PRD a la causa de los médicos, enfermeras, camilleros, paramédicos y personal de apoyo, el entrevistado por ruta-oaxaca.com.mx exigió la inmediata recontratación de los despedidos y enfrentar a la pandemia y evitar en gran medida más decesos.

» Si el Presidente quiere tanto a Oaxaca ! Que le haga un préstamo al gobierno estatal para pagar los salarios del personal despedidos y que sea recontratado!», insistió a favor de quienes laborando bajo contrato y de base han dado varios años de su vida a cuidar la salud de los pacientes.

Raymundo Carmona críticó la contratación millonaria de médicos procedentes de Cuba y que carecían de conocimientos básicos para atender a pacientes con COVID- 19 y en contraparte, a los nacionales se les pagaban sueldos irrisorios y sin incentivos a pesar de estar en la primera línea de atención.

Por ello, propuso que el personal de salud, organizado, acuda a presentar su queja ante organismos internacionales de derechos humanos ante los despidos arbitrarios de que han sido – y continúan- por parte del gobierno de Oaxaca, en complicidad con el federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *